sábado, 7 de junio de 2008

Derrota. . .

Tú.
La verdad es que no sé porque te escribo esto, no sé ni porqué escojo la segunda persona del síngular si conozco de antemano que tú no leerás esto, nunca me has prestado atención ni lo harás.
La verdad es que te admiro, te admiro porque me admiro de la reacción que has provocado en mí.
Es inverosímil pensar que una "niña" como tú me haya vencido, a mí; al que gusta siempre de vencer esta vez se le negó la victoria.
Tú que te acercabas decidida pero con miedo, como una pequeña ratita de campo. He de confesar que esa inseguridad sospechosa, esa sonrisa forzada y ese cabello llamaron mi atención sin embargo no fueron suficientes aquellos encuentros furtivos, por lo menos así lo juzgaste en el primer episodio.
Posteriormente me distraje largamente sin embargo tu recuerdo indeleble me incitó a solicitar de nuevo tu exquisita companía. Cómo olvidar ese encuentro en el que te insinuaste tan sutil y futilmente, mal hecho princesa porque el idiota de mi se ilusionó estúpidamente (Dios qué estoy escribiendo!), no sé cómo le hiciste para aparecer en mis sueños pero no debiste hacerlo porque me llamabas de un modo imposible de creer y después cuándo te vi fuera del ambiente onírico me trataste con un hastío y un ansia que me compadecieron a alejarme de ti.
Sólo fuiste un reto que no me dejaste no sólo superar sino ni siquiera tratar.
Sin embargo estaba contento ya que la ecuación de nuestras vidas se hubiera desbalanceado terriblemente si lo hubiéramos intentado, de eso estoy seguro pero también de que hubiera sido muy divertido...
Y después el olvido pasó por mi casa, barrió, trapeó y se llevó algunos muebles viejos, entre ellos iba un fólder que tenía tu nombre y estaba repleto de recuerdos e ilusiones alusivas a ti.
Todo iba bien, yo celebraba con refresco y pastel el hecho de que nos alejáramos y que dejáramos de distraernos e interrumpir nuestras disímbolas vidas.
Pero falsa vanagloria, triunfo apócrifo porque esta tarde te vi y me sentí de una forma difícil de explicar, es por eso que lo haré:
Antes que nada debo admitir que cada vez que te veo te percibo más radiante, más luminosa, mucho más etérea; no sé cómo haces eso.
Esos ojos rutilantes, esa melena excitante, la naríz precisa y la sonrisa contagiante te van tan bien con ese peinado atrevido y ese vestido solemne. Es por eso que lo primero que pude sentir, pensar o decir fue: "Diablos, es bellísima".
Después, al saludarnos someramente y casi por compromiso, mi sentir quiso ser igual al de una indeferencia forzada, proyecto que sucumbió al verte saludar a alguién más.
Llámalo celos no importa, toda esta confesión es ridícula y absurda acaso puedo desprestigiarme más?
Fue entonces cuándo hice del orgullo una insignia y me ceñí con el hasta la cabeza, qué quieres? es mi forma de defenderme del mundo y de ti! Crucé mis brazos y gesticulé una mueca de asco.
No lo puedo creer. En verdad no me lo puedo creer de mí. Ni siquiera me conozco en mi totalidad y mis aturdidos sentimientos traicionan mi lógica. No lo puedo creer. Porqué tú? Tú no tienes nada que ver, no lo mereces!
Imposible pero me ganaste en menos de un segundo y sin derecho a revancha. Increíble pero Dios te usó para recordarme que yo no soy Él. Menos mal que mi sinodal fue una linda mujer como tú. Aunque no me agrada para nada tener a la derrota como compañera que me aburre con sus historias de fracaso.
Pero qué le voy a hacer si ahora que reclamo es obvio que la batalla terminó y no hubo vencedor, sólo un vencido y una ganadora. Bien por ti. Bien por mí.

2 comentarios:

Makineto dijo...

Dios no la puso ahi para recordarte que no eres

El !!!

Sino para que supieras que ni siquiera

el aún siendo Dios puede soportar

y mucho menos derrotar

a algo tan poderoso

incluso mas poderoso que Dios mismo

"El amor"

Asi que no te preocupes

ni muchos con tanta exeriencia en el asunto lo ha logrado

y los que dicen lograrlo que nada les duele en cuestiones amorosas es simplemente porque no amaron

Y realmente el amor es la forma mas dulce de sufrir, no crees ???

Yo se que no estaras muy de acuero pero tampoco en desacuerdo

asi qeu dejalo asi

Solo escribo y escribo porque no tengo mucho que hacer

ya que me encuentro en la misma situacion

Es mas...

No sabes cuantas ganas tengo de salir corriendo a buscarla y decirle que no la puedo olvidar y cerrando los ojos perderme en la profundidad de un abrazo y en el bello sueño de un suspiro...

Pero sabes...

No siempre puede ser asi...

Lamentablemente a mi me detienen un sin fin de cosas, y cosas que se supone que hablamos y que ya habian quedado arregladas...

Pero tu lo sabes bien, el corazon es terco, entre mas lo hiere una mujer mas se enamora de ella...

Que estupides, pero nimodo, asi somos, asi nacimos y asi seguiremos hasta que dejemos de existir...

Pero algun dia dejaremos de sufrir...

Samuel Jediael Bautista Sosa dijo...

Hay algo de razón en tus palabras. Pero tú lo has dicho. El "amor" es algo complicado. Y sí un día dejaremos de sufrir.
Saludos!