domingo, 16 de agosto de 2009

Los cumpleaños

Varios títulos sortearon en mi mente para esta entrada, los dos que más me convencían eran "Feliz no cumpleaños" y "Cumpleaños, nefastos cumpleaños". Al final me decidí por lo simple.
Esta entrada inició en mi enferma cabecita hace varias semanas y renació hace unos días. Y es que a veces (la mayoría) mi forma de pensar no se amolda a la del sentido común y me da un no sé qué placer deleitoso el cuestionarme cosas inincuestionables o infructuosamente cuestionables.
Reflexionaba yo sobre los cumpleaños, qué son los cumpleaños? quién los inventó? qué sentido tienen?
Preguntas para las cuales cualquier respuesta me sabrá insuficiente ya que creo que el sombrerero loco no estaba tan loco puesto que es preferible festejar aquellas ocasiones en las que no estamos conciente de nuestra creciente edad. Pensemos. Cada vez que cumples años estás (literalmente) más cerca de la muerte. Acaso no es cierto? Cada año que pasa eres más propenso a morir, ya sea por una enfermedad que te alcance o quizás por esa enfermedad que adquirimos naturalmente al nacer y no logramos curarnos de ella hasta que fenecemos. Cada año que pasa y que todo mundo osa en recordarnos miramos hacia atrás y nos damos cuenta de todo el camino que hemos recorrido, las atracciones que nos perdimos, los pueblitos que no visitamos y las frutas de los árboles que no recogimos. Nos damos cuenta que la vida es mucho más rápida que nosotros y que no importa lo que hagamos o cómo le hagamos, siempre nos llevará ventaja.
Cumplir años es envejecer, es reflexionar, es celebrar aquello que es ineludible e inevitable.
Creo firmemente que los cumpleaños son como la foto de una mujer de bonito cabello, delgada pero con un rostro poco agraciado: de lejos es mejor; yo adoro la fecha de mi cumpleaños, subráyese "la fecha", no el evento en sí, sino esa combinación de números que utilizamos para distinguir a los días entre sí, adoro el mes de mi cumpleaños ya que grandes amigos y personalidades de toda índole cumplen en el mismo período y según la falsa y estúpida astrología mi fecha de nacimiento (y hasta la hora) son más que convenientes. Me agrada decir la fecha de mi nacimiento cuando me preguntan, como que es muy eufónica y sabe rico al pronunciarla.
Pero la fecha y nada más y como dije, de lejitos por lo que cuando la fecha se aproxima trato de esconderla como objeto robado.
Haciendo un recuento historico de mis natalicios recuerdo que la mayoría no los recuerdo ya que de seguro han de haber sido tan anodinos que son dignísimos del olvido; de los pocos que recuerdo recuerdo que fueron muy malos, de hecho no sé porqué lo recuerdo, y los restantes son los que parecen ser lo que todo mundo percibe como "cumpleaños" algo divertido y alegre digno de ser festejado.
Es obvio que esta entrada de corte "emista" (por parecer oscura y depresiva) está íntimamente ligado a mi experiencia, pero lamentablemente así soy y he sido. Recuerdo que el año pasado intenté (de verdad que lo intenté) festejarme, le pedí a mis amigas ( y creo que algunos amigos) que me regalaran algo que aunque muy sencillo para mí sería muy valioso y por lo tanto haría de ese cumpleaños uno inolvidable pero tristemente (pocas veces este adjetivo fue mejor usado) nadie respondió a mi petición.
Recuerdo que una amiga me dijo que no madurara tan temprano, es más me lo aconsejó. Yo decidí hacerle caso pero nunca supe como ni ella me lo dijo, por lo que a veces me preocupo por cosas que nadie se preocupa y cuando más pasa esto es cuando se acerca la fecha de mi aniversario porque para mí (ya diciendo la verdad) un cumpleaños significa para mí un autoexamen de lo que he hecho de mi vida hasta el momento. Y la verdad es que casi nunca salgo contento de tal evaluación.
Es por eso que el único consuelo que me queda es retirarme, reflexionar y después automotivarme cual salmista solitario e incomprendido. Mirar hacia el cielo y agradecer porque si sigo vivo ha de ser por algo aunque sea para escribir esto y festejar y agradecer por aquellos que también cumplen años, no se quejan de ello y tengo el placer de conocer.
Pero sigo pensando que (al menos para mí) los cumpleaños no son época de celebrar y mejor me voy porque mientras escribo el tiempo se acelera y no sea que mientras escribo éstas líneas el mismo objeto de mi desprecio me alcance. . .

6 comentarios:

Rogelio dijo...

No me gusto...

Anónimo dijo...

Eso se lee muy triste... pero lo cierto es que sean o no un acortamiento de tu vida... siempre hay algo que recordar de "la fecha" como tu lo llamas... Como de cualquier otra.. asi que no queda más que hacer lo posible por tratar de tener un BUEN recuerdo de esa fecha... A mi me encantan mis cumpleaños y la verdad es que todos desde que yo recuerdo han sido bastante agradables...

Cuidate, que estes bien

Bye

Jediael dijo...

"Hacer lo posible por tratar de tener un BUEN recuerdo..." Mmm...interesante...

Jediael dijo...

"Hacer lo posible por tratar de tener un BUEN recuerdo..." Mmm...interesante...

Anónimo dijo...

ES cierto un poco deprimente lo que escribiste aunque bueno... teienes razon en que hacemos un recuento en esa fecha de lo que hemos vivido, pero si no recordaramos la fecha (o nos recordaran) en que empezamos a vivir, no recordaramos los buenos y malos momento que alfin y al cabo todas son experiencias y enseñanzas que Dios pone en nuestra vida...

te leo luego
Dtb

Anónimo dijo...

y digo esto por que la fecha de mi cumpleaños se acerca xD
12/02