martes, 9 de octubre de 2007

La película que vi se llama: Los Invasores


Así es Nicole Kidman sigue viva y Daniel Craig aparte de ser el nuevo y único James Bond güero sale acompañando a la veterana australiana, juntos huyen de malignas esporas alienígenas que rápida y pacíficamente se van apoderando de nuestro amado planeta.

Cuando vi el corto por primera vez, me recordó un Simpson Cómic que leí hace mucho uno de la casita del horror de Bart. En el cual unas malévolas y perversas vainas espaciales llegan a Springfield para iniciar la conquista del mundo; supuestamente las vainas se apoderaban de tu cuerpo mientras dormías y cuando despertabas tenías exactamente la misma apariencia sólo que ahora eras un ser totalmente abúlico e insensible (emocionalmente hablando) y tu única preocupación era convertir en vaina a toda la gente que pudieras para así convertir a la Tierra en la nueva sede espacial de las vainas aburridas. Y es que eso fue la película, fue como vivir mi Simpson Comic en formato tetradimensional, sólo que esta vez la que corría indiferente por las calles era Nicole Kidman y no Homero Simpson.

La película inicia con el fallido aterrizaje de un trasbordador espacial (probablemente el de los cuatro fantásticos) el cual explota en la atmósfera y cuyas partes quedan regadas por medio Estados Unidos. Lo que nadie sabe es que en todos los pedacitos de cohetes están las microscópicas pero enormemente listas esporas del mal. Por lo que toda la gente que tiene contacto con las evidencias del siniestro se transforma mientras duerme en esporas.

Cómo les decía la ex de Tom Cruise interpreta a una psiquiatra quién tiene como paciente a una señora esquizofrénica que llega un día y le dice que su esposo no es su esposo, porque cuando pelearon la última vez el no se enojó, no le discutió, ni le gritó ni nada (mujeres, ¿quién las entiende?). Nicole Kidman le recomienda drogarse y le receta unas pastillas. Pero después se da cuenta que muchas personas más relatan lo mismo, así que empieza a preocuparse, y más cuando dejó a su único hijo con su exmarido. Lo que ella no sabe es que él fue uno de los primeros infectados, y que además fue designado por el gobierno gringo para proveer de una vacuna a toda la población infectada. Pero como él ya es una espora en vez de vacuna, inyecta a todo el país una especie de vómito verde que escupen todos los que se transforman en esporas medio por el cual reclutan más gente al club espora. Así que toda la película Nicole Kidman se la pasará buscando y defendiendo a su hijo.

Lo importante aquí es el dilema ético que nos plantea la lenta pero buena película. Cómo todo el mundo se va volviendo espora, incapaz de sentir emociones, reflejar sentimientos y demás el mundo se vuelve un lugar terriblemente pacífico. Los medios comunican a la población mundial que las guerras en el mundo han terminado, que las empresas ayudan a los pobres, etc. Lo mejor es cuando en la tele sale un video donde Chávez y Bush salen juntos como hermanos, imagínense el cuadro: los israelitas y los árabes se abrazan, rusos y gringos se aman, alemanes y gringos son compañeros en las películas de acción, los norcoreanos ya no quieren iniciar el holocausto nuclear. Sólo faltó que pasaran a un chiva abrazando a un americanista o a Paulina y Talía tomando café juntas. Pero esa era la realidad de un mundo ficticio habitado por entidades humano-vegetales. Paz y tranquilidad, al fin.

Pero afortunada o desafortunadamente, depende del punto de vista de cada quién, los científicos descubren la vacuna gracias al hijo de Nicole Kidman (casualidad) que resultó ser inmune por que le dio viruela (mira, nada más). Así las esporas empacan sus microscópicas maletas y se van a buscar un planeta donde haya gente más sonsa que se deje conquistar sin hacerle tanto al cuento.

Y el hecho de que las personas están volviendo a ser personas es irrefutable ya que los periódicos y noticieros informan sobre guerras, violencia, corrupción, clasicos de futbol y chismes de la farándula.

Como dice un personaje en la película “Para bien o para mal volvemos a ser humanos.”

Lo cual me dejó pensando...¿Sería mejor que esporas, vainas, semillas, frutas algas o cualquier otro ser vegetal interestelar viniera a apoderarse de nuestros cuerpos y mentes para que nos estemos quietos, nos preocupemos por nuestros semejantes y dejemos de ser los animales violentos en los que nos hemos convertido?

Por lo pronto estén atentos y desconfíen de todo aquel que no se ríe, llora ni se conmueve con nada. Puede que sea una espora o que simplemente sea un insensible ser humano producto de la sobre exposición de los medios. Un hombre típico del siglo XXI.

3 comentarios:

Sandra Ríos dijo...

Saludos. Esta película deja una enorme deuda. Mi calificación es un regular, que va más hacia lo malo que lo bueno. Las actuaciones no son algo que se rescata aunque considero que fue más por la dirección. Un cinta desafortunada y fácilmente olvidable. En mi sección "leer comentarios de otros bloggers" he puesto un aparte de tu comentario. Invito a que lo revises en: http://cinevistablog.blogspot.com/2007/10/pelcula-invasores-si-as-nos-invaden-los.html.

Jon Heiner Diaz dijo...

Vamos, esta película me dejo completamente frio, mas que sus apacibles e inexpresibles ETs que la invaden, pero XD, no logra inquietar nada de nada, al contrario, llega un momento en que uno desea que porfavor se duerna la Nicole y mate a su propio hijo, que de seguro es el unico culpable de que la raza humana exista, un final que me confundió bastante,lo bueno es que para mi NO tuvo un Happy End.

No se compara para nada con sus predecesoras, con el remake de los remakes que han salido, hasta The Faculty de mi querido Robert Rodriguez es mil veces mejor que este bodrio.

Jedi dijo...

Muchas gracias Sandra, espero pronto publicar mas comentarios que te parezcan dignos de aparecer en tu etupendo blog que por cierto es muy bueno.