lunes, 31 de agosto de 2009

Respondiendo a los poetas

De forma por demás irreverente, me he atrevido a contestar y continuar eximios poemas que me he encontrado esta media, fría y nublada noche. Es por todos sabido que la poesía no es lo mío y no se me da pero por alguna extraña razón en esta temible noche me ha dado un no sé qué por intentarlo. Y es que estos poemas son tan buenos que irremisiblemente sentí el deseó y la motivación de contestarle a estos autores, he aquí los resultados (en cursivas) de mi pueril y poético desvarío:

La caricia perdida
Alfonsina Storni

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos... En el viento, al pasar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida ¿quién la recogerá?

Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará... rodará...

Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.

Si no ves esa mano, ni esa boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de besar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida, ¿me reconocerás?

Y me reconoceras tú?
Silente derrochadora de caricias
que tiene tanto amor para regalar
como para al viento acariciar
y al dolido viajero confortar.

Te reconozco amada desconocida
te siento y aunque jamas te he visto
me basta sentirte pues reconozco tu cariño.

Pudiste amar esa noche con piedad infinita
y yo pude estar a tu lado compañera mía
pero no vale lamentarse de lo que pudo haber sido
puesto que tus caricias siguen pendiendo
del árbol, del río, de la noche y su rocío...

Te reconozco y siempre lo hare
pues aunque lejos de ti vivo
mis besos invisibles viven contigo.
Pero cuándo mis labios indelebles
lleguen hasta tus cándidas mejillas
resugiadas y escondidas
¿te acordarás de mí amada mía?

Cuando en la noche
Gustavo Adolfo Bécquer

Cuando en la noche te envuelven
las alas de tul del sueño
y tus tendidas pestañas
semejan arcos de ébano,
por escuchar los latidos
de tu corazón inquieto
y reclinar tu dormida
cabeza sobre mi pecho,
¡diera, alma mía,
cuanto poseo,
la luz, el aire
y el pensamiento!

Cuando se clavan tus ojos
en un invisible objeto
y tus labios ilumina
de una sonrisa el reflejo,
por leer sobre tu frente
el callado pensamiento
que pasa como la nube
del mar sobre el ancho espejo,
¡diera, alma mía,
cuanto deseo,
la fama, el oro,
la gloria, el genio!

Cuando enmudece tu lengua
y se apresura tu aliento,
y tus mejillas se encienden
y entornas tus ojos negros,
por ver entre sus pestañas
brillar con húmedo fuego
la ardiente chispa que brota
del volcán de los deseos,
diera, alma mía,
por cuanto espero,
la fe, el espíritu,
la tierra, el cielo.

Cuando la alegría en tu rostro se entrona
y comprime suavemente tus gestos,
y tus mejillas se tornan rojas,
tus ojos se reducen y exprimen dulcemente
ese brillo que en ti encierras,
por ver tu sonrisa diamantina
que atraviesa e inunda haciendo
de este mundo una maravilla
diera alma mía,
lo que me espera,
lo que me atrae,
la lluvia, la tierra
mi sueño
y toda, absolutamente toda
mi vida entera.
*Agradezco públicamente a una joven vampiresa que fortuitamente suplió los medios para este post.

1 comentario:

Vampirita Rockera dijo...

hola! muchas graicas por pasar por mi blog! haha estan lindos los poemas que dajste! y so Poe es un grande... yo primero no leia muchu de poesia, o cosas por el estilo pero encontre un blog que se llama el espejo gotico que contenia poesia, me encantaron los poemas... ademas mi hermana escribe y muy bien!... creo que ellos me incentivaron a escribir un poco... gracias de nuevo por pasar por mi blog!
cuidate muchoo